Todos conocemos a alguien muy despistado y aquellos que no lo son tanto, también pueden sufrir descuidos o faltas de concentración puntuales. A pesar de eso, cuesta entender este episodio que ha tenido lugar en el Reino Unido y que tiene como protagonista a una mujer de 67 años que iba a ser operada de cataratas.

Cuando los cirujanos se disponían a aplicarle la anestesia, se dieron cuenta de la presencia de una masa de color azul bastante notable. Después de inspeccionarle los ojos, este extraño hallazgo resultaron ser ni más ni menos que 27 lentillas.

vía GIPHY

Rupal Morjaria, la oftalmóloga que la atendió, explica en la revista Optometry Today su sorpresa de que la paciente no se diera cuenta de ello, ya que la acumulación de lentes de contacto genera "mucha irritación".

vía GIPHY

La mujer, que atribuía sus molestias a la edad, reconoce que durante 35 años ha utilizado lentes de usar y tirar, y que no acudía a las revisiones con el oculista. Sin embargo, es difícil de explicar cómo iba acumulándolas en sus ojos. Como era de esperar, los médicos tuvieron que aplazar la operación.

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat