La hija de la infanta Elena, Victoria Federica, cumplía el miércoles 20 años y los paparazzis querían la foto. Pero la noticia ha sido Froilán. El sobrino mayor del rey Felipe se ha sacado el carnet de conducir este verano y le han regalado su primer coche: un espectacular Audi que según algunas fuentes cuesta entre 70 mil y 80 mil euros. Otra vez los Borbones dando un ejemplo pésimo a la ciudadanía. Los adolescentes noveles conducen coches de gama baja para poder aprender sin miedo pero el nieto de Juan Carlos, que vive sin trabajar y de los millones defraudados a Hacienda del abuelo, va con un vehículo de ministro. Eso sí: rojo.

WhatsApp Image 2020 09 10 at 08.52.59

Froilán y su flamante Audi nuevo, GTRES

Froilán hortera y quilllo, como de concursante de MyHyV de Telecinco. Convendría pixelalarle la cara a él pero por seguridad se pixela la matrícula. No cambia nada: Froilán de 22 años conduciendo un cochazo rojo chillón se reconocerá de lejos. Y por si había dudas que la ley les es indiferente a los Borbones (Froilán diría "Me la suda") estrena coche con una multa en el parabrisas:

froilan multa gtres

Victoria Federica pone cara más extraña de lo habitual, GTRES

Froilán saca la multa del capó y los paparazzis no lo retratan rompiéndola. Lo más lógico es pensar que es una sanción por estacionamiento prohibido, pero comete otra ilegalidad. El nieto de Juan Carlos no quiere saber nada del código de Circulación como se ve en la fotografía. ¿Qué le falta al Audi de Froilán?

froilan victoria audi gtres

Froilán con multa y mascarilla en la mano, GTRES

Si en el cristal delantero tiene multa, al cristal trasero le falta la letra L, obligatoria para los conductores novatos. Froilán, que aparte de hortera es chulillo, no quiere que lo identifiquen con la "ele" de novel de "learner" (aprendiz, en inglés). Él, que tiene cara de Loser. La multa también la pagará el abuelo.

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat