En el fútbol español ya hay dos clásicos: los Barça-Madrid de cada año y la pitada al himno borbónico cada vez que los culés llegan a la final de la Copa del Rey.

Los silbidos contra el himno indignan al españolismo, que parece que no se enfada tanto cuando pasa lo mismo pero en la inversa. Una contradicción que se ha encargado de hacer evidente a un diputado perico: Gabriel Rufián. El dirigente republicano recuerda en la red el papelón de Vox este martes en el Congreso, golpeando de pies y manos contra los escaños para impedir que nadie pudiera oír hablar a los presos políticos catalanes.

rufian cono una bufanda del español en corneja. 655x368 620x348

Aquel día, el unionismo no se enfadó.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat