Susana Díaz aspiraba a tenerlo todo y finalmente se ha quedado sin nada. La secretaría general del PSOE andaluz creyó que un día llegaría a ser la presidenta de España, cuando en otoño del 2016 forzó la dimisión de Pedro Sánchez al frente del partido socialista para hacerse con el control. Pero en primavera, el congreso del PSOE escogió a Sánchez como líder del partido y hundió las aspiraciones de Susana Díaz, que un año y medio más tarde también ha sido desterrada de la Junta de Andalucía.

susana diaz efe

EFE

El ocaso de Susana Díaz en tan sólo dieciocho meses. Desde que perdió el poder en Andalucía, la expresidenta decidió situarse en un segundo plano por lo que a la política estatal se refiere. Ya no aparece día tras día en los medios para poner en duda la autoridad de Sánchez y prefiere centrarse en "recuperar" presidencia de la comunidad. Susana Díaz necesitaba un cambio de aires para reponerse del descalabro que ha sufrido en muy poco tiempo y ha decidido empezar por su propia imagen. El primer paso de la expresidenta para alcanzar su transformación: un corte de pelo radical. Susana Díaz ha compartido en Instagram el resultado del cambio de 'look'. Melena por encima de los hombros (antes tenía el pelo larguísimo), teñida con unas mechas degradadas desde el color oscuro de la raíz hasta la tonalidad rubia de las puntas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Se me atrevió ��������‍♀️

En tabla|puesto shared by Susana Díaz (@susanadiazandalucia) donde|dónde

"Me atreví", dice Susana Díaz. El cambio de imagen radical de la expresidenta quiere abrir una nueva etapa en su vida. Pero para que los andaluces la vuelvan a votar, quizás lo que tiene que cambiar es su programa electoral.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat