Kiko Matamoros está viviendo su peor pesadilla. Y es que por más que intenta evitarlo yéndose de vacaciones a la otra punta del mundo, y remodelándose todo el cuerpo, siempre acaba volviendo a quirófano. "Es un tema menor y creo que el viernes estaré ya en la calle. A partir de ahora espero que se acabe este calvario porque lo he pasado regular", declaraba Matamoros en Sálvame hace unos días.

Kiko Matamoros

Kiko Matamoros a Tulum. | @kiko_matamoros

También recalcó que,"hay una fuga de bilis y hay que instalar un catérer interno, además del que tengo colocado. Es bastante desagradable. Ese me lo quitaran en una semana y me quedaré con el interno unos meses".

Por suerte, el colaborador tiene alguien que le acompaña siempre, su pareja Marta López. Y es que parece que se están volviendo inseparables. Durante los días que estuvo ingresado en el hospital hace unos meses, Marta no se separó de él en ningún momento, y así lo dejó reflejado en su Instagram, también para hacer un poco de postureo.

Marta Lopez Alamo

Stories de Marta López Álamo, pareja de Kiko

Después de su viaje lleno de lujo y comodidades, los dos vuelven a entrar en al hospital en Madrid. Según parece, la vida no le está sonriendo del todo a Matamoros, pero él lo vive todo con positividad:  "Mi "nueva realidad" 😂😂", publica en su Instagram con una foto de su cuerpo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

En tabla|puesto shared by Kiko Matamoros - OFICIAL (@kiko_matamoros) donde|dónde

Y es que con todo lo que ha pasado y las operaciones estéticas que se ha hecho lo vemos muy cambiado.

Kiko está irreconocible, con 14 kilos menos y demacrado pero con la misma mala sombra. Unas declaraciones que él mismo ha explicado el porqué:  "en 20 días me consumí, con suero antibióticos hospitalarios, la infección derivó y no podía consumir alimentos sólidos. Fue bastante difícil porque me debilité muchísimo".

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat