Hace un tiempo que pulula por las redes un personaje lamentable. Se llama Luis Pérez, pero se hace llamar Alvise. Forjado en la derecha más rancia, escupe comentarios que destilan todas las fobias posibles. Exafiliado de UPyD, después pasó a hacer de asesor de Ciudadanos en la Comunidad Valenciana, especialmente bajo el brazo de Toni Cantó, a quien se encargó de asesorar en la campaña a la presidencia de la Generalitat valenciana.

alvise perez y toni canto

Alvise Pérez y Toni Cantó

No contento con la experiencia en el mundo de la política, el tal Alvise ha hecho de las redes sociales su estercolero personal donde deja constancia de sus comentarios abyectos, que pasan la nomenclatura de ser políticamente incorrectos para pasar a ser directamente vomitivos. Ataca al gobierno, las izquierdas, el feminismo, el independentismo, los dirigentes vascos o los catalanes. Entre estos últimos, a quien ahora le ha tocado recibir es a Gabriel Rufián.

rufian solo

Gabriel Rufián (@gabrielrufian)

¿Una crítica sobre alguna cosa que haya dicho o hecho el líder de Izquierda en el Congreso? No. Un tuit esperpéntico, haciendo la gracieta en redes para que los palmeros que pueda tener le ría las gracias. Pérez ha encontrado muy ocurrente dirigirse a Rufián con una imagen y preguntándole "¿Qué hacías hace apenas unas horas sin mascarilla frente a la terraza de un céntrico local d...?. ¿Y qué se ve en la foto?: la imagen de un cerdo, posiblemente un jabalí, olfateando las calles de Madrid. Una gracieta de niño de P3, de caca, culo, pedo, pis, que ha recibido respuesta por parte del político. La mejor de las respuestas en casos como este: la indiferencia:

El tuitero ha querido seguir demostrando que es un cómico frustrado en busca de notoriedad y ha seguido en la misma línea al responderle:

Muchas sopas tiene que comer el tal Alvise para querer ser la kryptonita de Rufián.

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat