Alba Farelo, la mayor de los hijos del actor catalán, se ha convertido en una gran estrella del trap, el reguetón y el hip-hop a nivel internacional. Se hace llamar Bad Gyal, y es todo un icono para las generaciones más jóvenes, que veneran sus creaciones musicales. Unas creaciones que llaman mucho la atención por el contenido de sus letras. Allí pasa de todo: Sexo, chonismo, drogas, consumismo, iconoclastia y fiesta, mucha fiesta. Gyal acaba de presentar un nuevo tema, Santa María, que ha conseguido más de 2 millones de visitas en menos de una semana. No es Rosalía, pero tiene su público: Un público que disfruta con estrofas como "se me pone tonto cuando fumo sativa, sabe que conmigo esta polla está bendecida" o "él me llama santa, santa María, porque mi coño está apretao como el primer día".

La joven rapsoda catalana, que canta en slang (jerga made in USA), firma este tema que ha intepretado/perpetrado junto al cantante jamaicano de dancehall Busy Signal. Poesía post millenial de gusto arriesgado y que interpretará (seguramente) ante el público del Sònar Barcelona el próximo 20 de julio. El tema les hace "felices" a los dos: "Este coño te hace bajar down low, él es jamaicano pero se lo come to". Y bien, como todo lo que pasa con las nuevas generaciones de artistas, la crudeza grosera de canciones como Santa María despierta una pasión proporcional a la incredulidad de los que son más mayores (y quizás más domesticados).

Bad Gyal Santa Maria 3 @badgyal

@badgyal

Busy Signal santa Maria @badgyal

@badgyal

Las opiniones en torno a Bad Gyal, "la chica malota" del trap catalán, son tan dispares como las sensibilidades de su público potencial. Unos la adoran, otros la sufren, un grupo numeroso se ensaña con ella y muchos otros, la mayor parte de los que pasan de los 30, la ignoran. Pero el futuro es suyo. ¡"Santa María", qué panorama!

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.

Suscríbete a ElNacional.cat