"Afrenta intolerable", "boicot" y "autodefensa". Estas son algunas de las sandeces que firma el excolumnista y eurodiputado de VOX, Hermann Tertsch, escandalizado porque una conocidísima marca de helados rotula en catalán sus productos en Catalunya. Hablamos de Frigo, empresa nacida en Barcelona hace décadas y que pertenece al gigante Unilever desde 1973. Sus helados han ayudado a combatir el calor de millones y millones de personas en el estado español, pero el sector ultra y unionista en general han prometido no probarlos más por llevar el catalán a los envoltorios, junto con el inglés y el alemán. Del castellano, ni rastro. El sidral es tan delirante como notable. Y la rabieta, de campeonato.

hermann tertsch EP

Hermann Tertsch y Santiago Abascal EP

Magnum Frigo catalán Twitter

Frigo en catalán Twitter

La imagen de los de demócratas "de toda la vida" como Tertsch o sus seguidores lloriqueando porque no se podrán comer nunca más un frigopié produce una mezcla de lástima y vergüenza ajena. La culpa, la palabra 'xocolata' en una de sus especialidades, que ha producido esguinces cerebrales y heridas de muerte en el corazón monolingüe. Pobrecitos, eso de los idiomas, el respeto y la diversidad no va con ellos. Mejor llamar al boicot y quedar como neandertales que aceptar que el universo va mucho más allá del marco mental castellanohablante y catalanófobo. La red (la políglota, claro) se troncha.

Frigo Pie @frigo

Frigopie @frigo

Agosto, calor, mucho tiempo libre... el drama nos deja helados. Nos compraremos unos heladitos para digerirlo. En catalán, eso sí.

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat