Este viernes 19 de octubre se entregaron los Premios Princesa de Asturias en Oviedo. Unos premios donde Felipe se llenó la boca hablando de qué significa España: "Democracia y libertad es lo que representa y significa para España, para el pueblo español, nuestra Constitución," así cerraba su discurso el rey ante el público asistente.

Fuera, sin embargo, a la llegada de Felipe, Letizia, la reina emérita Sofía, y otros invitados como Pablo Casado o Albert Rivera, el sentimiento no era tan monárquico como el que tenía el líder de Cs. Porque el jefe del Estado y su familia fueron recibidos con unos sonoros abucheos. Delante del recinto que acogía los premios, un grupo de manifestante hizo público su enojo, luciendo una gran pancarta escrita en asturiano con el lema Asturies nun tien rey. Para los manifestantes, estos galardones "no se pueden utilizar para lavar la imagen de una institución franquista", según decían en un comunicado.

La concentración contra los premios viene de lejos, del 2011, y este año se ha situado en la Plaza de La Escandalera de la ciudad asturiana, impulsada por el colectivo de las 'Marchas por la dignidad'. Allí se han podido ver diferentes pancartas como alguna donde ponía la palabra 'Fartones' y otras críticas con la monarquía y la situación social y laboral de la zona. Además, también se pudieron ver muchas banderas republicanas, además de alguna bandera nacionalista de Galicia y Castilla.

banderas republicanas

www.ecorepublicano.com

Reyes, corrupción, intrigas... El galardonado Martin Scorsese tiene material de sobra para hacer una de sus aplaudidas películas...

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat