Juan Carlos I, el rey emérito, el rey campechano, el amigo de Corinna, acaba de anunciar su voluntad y deseo de dejar de desarrollar actividades institucionales y completar su retirada de la vida pública a partir del 2 de junio, al cumplirse cinco años de la abdicación, según un comunicado de la Zarzuela. Paulatinamente aparcado de las representaciones monárquicas desde hace un tiempo, su presencia pública se limitaba los últimos tiempos a zamparse festines y a dejarse ver en diferentes corridas mientras los toreros le brindaban orejas y rabos.

joan carles toros GTRES

GTRES

El Borbón le ha escrito una carta a su hijo Felipe explicándole los motivos: "Majestad, querido Felipe: creo que ha llegado el momento de pasar una nueva página en mi vida". El emérito explica que desde que cumplió los 80 años, ha "venido madurando esta idea, que se reafirmó cono motivo de la inolvidable conmemoración del 40 Aniversario de nuestra Constitución en las Cortes Generalas". JC se llena la boca diciendo que tan solemne acto lo llenó de orgullo y satisfacción... "Un acto solemne, lleno de emoción para mí, que me hizo evocar, con orgullo y admiración, el recuerdo de tantas personas que contribuyeron a hacer posible la Transición política".

joan carles abraça felip gtres

GTRES

Y frase final para que a los monárquicos se les caiga la lagrimita:  "Tomo esta decisión desde el gran cariño y orgullo de padre que por ti siento, con mi lealtad siempre. Un grandísimo abrazo de tu padre":

Las reacciones en la red no se han hecho esperar:

Los últimos tiempos a Juan Carlos se lo ha visto, sin embargo, más ajado que de costumbre, con muletas a todas partes y habiendo tenido que operarlo de un cáncer de piel. Veremos, pues, dónde y cuándo se lo ve en actos públicos, ya sin la obligatoriedad de representar a la Corona.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat