El Doctor Alfonso Cabeza és una mena de vers lliure, però de la seva boca no sortia poesia, sinó tot el contrari: exabruptes, improperis, menysteniments i desqualificacions a tort i a dret cap a qualsevol cosa que se li posés al davant. Va fer de l'insult una raó de ser, gràcies al seu verb florit, que va desplegar especialment quan als anys 80 va compaginar la direcció de l'Hospital La Paz amb la presidència de l'Atlètic de Madrid. Polèmic i irreverent, precursor de molts aprenents que avui campen per les televisions, era un tertulià recurrent en molts programes que sabien que tenint-lo a ell, provocarien ires (i audiència).

Ara es mira els toros des de la barrera, però si ha de saltar a la sorra, ho fa. En una entrevista per a El Confidencial, el Doctor Cabeza mira cap enrera, quan va ser considerat una mosca collonera, una pedra a la sabata: "Es que yo me convertí en una persona incómoda muy pronto… porque este es un país de gilipollas, empezando por el Rey y terminando por el último tonto. Entonces los poderosos dijeron que ni un duro al Atleti o al doctor Cabeza y lo pasamos muy mal". Defineix el rei com a gilipollas i també als seus súbdits, ningú no se'n lliura. I justifica els deutes que van deixar les seves gestions amb una frase contundent: "Este país es una casa de putas, aquí nadie trabaja con profesionalidad".

doctor cabeza 2

SER

El forense continua disseccionant Espanya: "Este país no tiene solución, por un motivo sencillo, la culpa viene de atrás, de los tiempos de Suárez, cuando se dejó engordar a los catalanes a cambio de su apoyo. Pero los tres presidentes más nefastos han sido Zapatero, Rajoy y el de ahora, que nos puede llevar a la ruina". Un Pedro Sánchez de qui diu que "si le abriéramos la cabeza a Pedro Sánchez, veríamos que dentro del cerebro tiene un rollo de papel higiénico usado". El mitjà insisteix en que "según usted, el gran problema es el nacionalismo periférico". Resposta: "A mi me da todo igual. Como lo del clima. Hay que vivir al día y procurar no molestar. Pero es que somos un país de hijos de puta. En España hay 48 millones de hijos de puta. Y, además, los 10 millones siguientes que nazcan también van a salir hijos de puta (risas). ¡Eso es lo malo!".

doctor cabeza efe

Efe

Un Doctor Cabeza que si es mossega la llengua, s'enverina. I ell, tan pancho: "Recuerdo una vez con García Candau, un periodista de 'El País' que era otro hijo de la… Me levanté en el palco, le miré y le hice un corte de mangas. ¡No veas la que se lio! Estaba Alfonso de Borbón al lado y me dijo que cómo le hacía un corte de mangas… pues coño, porque si uno es un hijoputa, pues se le llama hijoputa, si luego se demuestra que no lo es, pues que me demande o ya le pediré perdón". Queda clara la seva filosofia de vida.

doctor cabeza efe 2

Efe

L'expresident matalasser no s'oblida dels seus estimats amics, els àrbitres: "¿Cómo puede ser que un jefe de servicio de La Paz gane menos de 6.000 euros al mes y un árbitro, que son todos unos tronchamozas, ganen más de 300.000 al año?". Els futbolistes també reben: "El fútbol está completamente 'amariconao'. Ahora juegan robots: les dicen lo que tienen que comer, lo que tienen que beber, les hacen análisis todas las semanas... y se nota en el juego". El Doctor Cabeza té 80 anys i ja està jubilat... Imaginin si encara estigués en actiu.

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat