Pablo Casado es de aquellas personas que siempre intenta poner un rictus de sonrisa allá donde va. Inquietante. Su cara es de primero de carrera de cómo ser un político de manual: tú sonríe siempre, aunque estés vacilando, mintiendo o ninguneando al electorado. A veces, sin embargo, su sonrisa de anuncio de dentífrico se le congela, como cuándo oyó la demoledora pregunta que le hizo Julia Otero en La Sexta noche o cuando oyó a Juan José Cortés, número 1 del PP en Huelva, refiriéndose a él como Pedro o Pablo Iglesias.

casado otero

La Sexta

casado cortes3

La Sexta

Este martes por la noche el líder del PP se sentía especialmente gracioso. De los atriles a los mítines en El club de la comedía hay un paso. Humor se escribe con P. No de 'presidente', sino de 'Pablo'. Casado ha hecho una publicación en su cuenta de Twitter esta madrugada con una foto. En ella aparece el político popular haciéndose un selfie con un simpatizante. Pero lo que llama más la atención no es la cara de Casado ni del grouppie, sino la carcasa del móvil con la que se han hecho la foto. Una carcasa que tiene una pegatina con la imagen de un Mosso D'Esquadra y el mensaje "¿Qué  república ni qué cojones? ¡La repúplica no existe! ¡Idiota!", el grito de guerra que popularizó un agente antidisturbios el pasado 21 de diciembre cuando abroncaba a un agente rural que participaba en la manifestación en favor de la independencia.

El mosso argumenta que es un dato "absolutamente objetivo" e Interior ha propuesto sancionarlo por una falta leve. Y el alegre protagonista de la foto lo ha aprovechado para remachar el clavo:  "Pues efectivamente... no existe, ni va a existir con el PP en el Gobierno”, ha escrito el mismo Casado acompañando la imagen. La gracieta se le ha girado en contra y en la red le han recordado otras cosas que quizás dentro de poco tampoco existirán:

Veremos si el 28 de abril sigue tan simpático.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat