Dejar los vicios no es una tarea fácil, todavía menos en verano, cuando la gente tiene vacaciones y las rutinas y obligaciones no marcan el día a día.

Pero hay alguien muy conocido en Catalunya que ha sacado valor de donde ha podido y ha dejado de fumar y beber. Se trata, ni más ni menos, que de Quim Monzó.

En un tuit publicado este jueves, el escritor y periodista muestra una foto con un paquete de Winston y una botella de whiskey Jameson, para anunciar que "me rindo, me disuelvo y entrego las armas", parafraseando lo que dicen las bandas terroristas.

A partir de ahí, él mismo ha publicado las reacciones recibidas después de hacer el anuncio. "Pit i collons (pecho y cojones), Quim" o "Enfréntate con un pensamiento positivo" han sido algunos de los tópicos que le ha tocado oír...

También frases en clave norteamericana, como "piensa que peor fue durante la Ley Seca" o "Donald Trump es abstemio y lo lleva la mar de bien":

Lo curioso de Monzó es que, según apuntó en febrero de 2016 en La Vanguardia, no es un fumador de toda la vida. Empezó a fumar hace unos seis años y medio, y cuenta que le iba bien para "escaquearse de manera educada" de las reuniones. El día que publicó el artículo, y cinco años después de iniciarse en la adición, ya fumaba paquete y medio diario... hasta este jueves, que empieza un nuevo camino.

Monzó se suma así a la lista de periodistas conocidos que han querido apartarse de las respectivas adiciones. Por ejemplo, el presentador de El Món a RAC1, Jordi Basté, que dejó de fumar hace un año y medio:

O el conductor de Salvados, Jordi Évole, que estuvo 15 días sin abrir Twitter para "desconectar":

¿Podrá consolidar Monzó su nueva etapa sin tabaco ni alcohol?

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat