A menudo hay periodistas que confunden estar al pie del cañón y explicar las noticias que pasan con ser ellos mismos la noticia. Imaginen una crisis como la del coronavirus en un programa como Espejo público. Nacho Abad es el reportero que acostumbra a explicar a pie de calle las novedades en toda esta crisis, especialmente con respecto a los centros hospitalarios o a las medidas que se toman desde Sanidad.

nacho abad almacén grisoAntena 3

Y esta mañana del viernes ha ido hacia IFEMA, la feria de Madrid, donde se ha habilitado un hospital de campaña de emergencia para 5.000 pacientes contagiados. El colaborador ha querido enseñar lo que no se ve habitualmente. Pero tratándose de una situación como la actual, muchos espectadores se han indignado por la irresponsabilidad de sus actos. Ya para empezar, tener que oír: "Nos hemos colado aquí, no sé si podemos, pero bueno," cuando ha entrado sin permiso en un almacén lleno de comida destinado al personal sanitario del recinto.

nacho abad magatzem2Antena 3

nacho abad almacénAntena 3

El reportero llevaba guantes, sí. Pero sólo en una mano. En la derecha. Y mascarilla, pero bajada. E ir señalando lo que veía. Los palmeros en plató, extasiados: "La imagen es impagable, ¿eh compañero? Como siempre, como siempre. Mejor pedir perdón que pedir permiso. Aprovecha".

nacho abad almacén toseAntena 3

El compañero, sin embargo, en un momento que señala unas cajas, empieza a toser. No lo hace contra el codo, como nos han dicho y recomendado, sino que se tapa con la mano desprotegida. Una mano con la que coge un carro de metal para transportar alimentos.

"Nacho, enhorabuena por mostrarnos lo que el ojo no ve", le felicita Susanna Griso cuándo le despide. La audiencia, sin embargo, no da crédito. E incluso hay quien remitirá las imágenes a las autoridades:

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat