Jordi Évole ha hecho un favor a España: si los presidentes no se encuentran, con que lo hagan las abuelas. Bienvenidas al norte es el primer capítulo de una derivada de Salvados que se estrenó el martes en La Sexta con un gran éxito en Catalunya: 12,4% y líder empatado con el Sense ficció de TV3 (sobre menores separados de los padres por la Administración). La productora de Évole decidió restar protagonismo a su presentador y que no saliera. Sólo unas abuelas del sur de España que visitan unas yayas de Catalunya. Impagables dos momentos, el de los peajes. Una se sorprende que haya tantos y se lamenta "Ostras. ¿Otro peaje? Si hace nada del último. ¡Aquí a un trabajador ir a trabajar le cuesta un sueldo! Vaya tela. ¡Qué barbaridad"!. Nunca España había entendido tan bien a Catalunya. El otro momentazo es la visita al Parlament cuando se encuentran a la jefa de la oposición.

peaje la6

La Sexta

Inés Arrimades afronta un encuentro con buen tono pero le acaba saliendo una entrevista más dura que las de Lídia Heredia. Una señora manchega le dice: "Estoy políticamente a las antípodas de tu partido. Me preocupa la obsesión de tu partido por la lenguia catalana. Soy profesora jubilada y si una lengua me preoupa es el catalán. Si no la cuidamos desaparece". Arrimadas saca el programa del partido y expone que quiere que se aprendan tres lenguas, cosa que ya sucede desde hace décadas. Y una abuela sigue aleccionando a la persona más votada del país: "Como políticos debéis apaciguar al pueblo". Sobre el acento andaluz de Arrimadas, que se le escapa sutilmente durante todo el encuentro, una sevillana le recrimina que lo haya perdido. Otro momentazo televisivo.

La competencia afronta este estreno de maneras diferentes: se hunde Bailando cono las estrellas (6,8%) y se dispara Supervivientes (16,2%) mientras el programa más visto del día vuelve a ser Está passant (18,9%) a pesar de no ir en prime time. Toni Soler acostumbra a enviar dardos a Cs y a la jefa de la oposición pero el momento más destacado fue el contrario: hicieron broma de los problemas de dicción del presidente Torra. Como cuando Alfons Arús lo hacía con Josep Lluís Núñez y sus "quicir" y "pulutant" pero 30 años después. El vídeo es memorable:

Destacar que después de dos días haciendo buena audiencia de Pol Marsà en La nit a 8tv, Ramon Rovira baja al 3,4%, Tot es mou se dispara al 16,6% y el primer jugador del Barça en un show desde hace años, Jordi Alba en El hormiguero, hace un buen 9,5%. Lo más triste del día es que en España las audiencias no funcionan igual y el programa de entendimiento de las abuelas de Évole queda último (8,7%), por debajo de famosos haciendo que bailan y náufragos haciendo que sobreviven. El náufrago en España fue Évole.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat