La crisis del coronavirus se ha ensañado con los artistas. Pocos trabajos hay tan públicos y para disfrutar colectivamente como el teatro o la música en directo. Los conciertos son cosa del pasado y el gremio ya no vive de la venta de discos. Y sin conciertos no tienen trabajo. Una actriz, Mercè Martínez, revelaba en pandemia que se había puesto a trabajar en una cadena de montaje de electrónica. Ahora el miembro de una de las bandas musicales más conocidas del país, Gossos, explica que la crisis le ha empujado a hacer de mensaka:

Perros Grupo ACN

Oriol Farré y Natxo Tarrés, de Gossos, ACN

Es Oriol Farré, voz y guitarra, uno de los manresanos de la banda. Sin trabajo tiene que repartir mensajes, paquetes y lo que haga falta para la empresa catalana MRW. Las siglas quieren decir Mensajeros Radio Worldwide pero el músico bromea y dice que trabaja en "Music Real World". Esta es la cruda vida real en el mundo de la música: trabajo precario, pasar frío y repartir paquetes en bici, moto o furgo. La red lo lamenta:

El último es el mejor: que no abusen de los riders, repartidores o mensakas. Músico en excedencia pero con los derechos laborales íntegros. No es un drama cambiar de trabajo. Es una putada.

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat