Ya hace 3 años que Eugenia Parejo se sentó en el sofá de su casa de Gines, un pueblo cerca de Sevilla, con Oriol Junqueras. Fue idea de Jordi Évole: empezar temporada con un Salvados que contribuyera a romper prejuicios, de los unos y de los otros. El presidente de ERC no estaba todavía en el gobierno y accedió a la propuesta de La Sexta convencido de su poder de seducción. Pero al final fue una seducción mutua. Junqueras y Eugenia hicieron amistad hasta el punto que el ahora vicepresidente (ella le llama Oriol) le devolvió la invitación y la señora Eugenia, jubilada, pasó unos días en Sant Vicenç dels Horts. Ha vuelto a Cataluña, la última vez el 1-O. Hace 3 años no se esperaba que Rajoy habría respondido así al referéndum. Con su amigo Oriol en prisión, habla en exclusiva para En Blau:

¿Qué sintió el día que Oriol Junqueras ingresó en prisión?

Un cabreo absoluto y una pena enorme. Un sentimiento extraño. No estoy en absoluto de acuerdo, es una auténtica barbaridad. Si las leyes no sirven para proteger a la gente, que cambien las leyes. ¿Qué es eso de leyes hechas para atropellar personas?. Eso sí que no.

¿Se esperaba que esto podría llegar a pasar?

Vine días antes del referéndum para acompañar a Oriol. Me llevó a Montserrat. La gente nos paraba para mostrarnos su afecto y yo no soy independentista, que quede claro, pero me sorprendió. El riesgo de prisión se veía pero yo no es que acepte un referéndum, es que lo exijo. Y no quiero que Cataluña se independice nunca, para mí sería una auténtica barbaridad.

El 1-O se acabó haciendo un referéndum, pero no pactado.

Para mí no fue un referéndum sino una fiesta. La gente salió a reivindicar una cosa que no se podía hacer. Fue otra cosa, pero no un referéndum.

Pues aquel día gente de su edad recibió golpes de porra de la Policía Nacional.

Lo que yo vi es que Barcelona era una fiesta, igual que el París que decía Hemingway. Yo estuve en varios colegios. Dondehubo bronca no, pero recorrí muchos sitios. Si pudiera habría votado, aunque se sabía que no serviría para nada. La independencia es un sueño imposible. Pero admiro a la gente que lucha por sus ideas.

¿Cómo definiría las agresiones policiales a votantes?

Un horror. No me lo esperaba. Estuve en el Museo Militar porque no me dejaron ver el barco del Piolín. Allí la policía se veía tensa pero los palos no me los esperaba. Rajoy me pareció sólo el presidente de su partido y de su gente. No hace nada. Cree que ya escampará. Si no lo arregla que se marche. Esta gentuza habla de "ellos y nosotros". La bandera española la ponen para pegarte con el mástil.

¿Hoy con el sr. Junqueras en prisión, si le escribiera una carta qué le diría?

Que siga soñando, que me gusta lo que ha hecho. Que luche aunque sé que nunca lo conseguirá. Le diría que me gusta lo que ha hecho, pero no me gusta que Puigdemont se haya ido a Bélgica.

Junqueras ha recurrido para salir de prisión entendiendo que el 155 se aplicó. ¿Tendrían que liberarlo ya?

Es que nunca tendría que haber entrado. La DUI fue extraña, se hizo con medio Parlament vacío. Para mí, que Puigdemont no convocara elecciones fue una oportunidad perdida. Le hizo un regalo a Rajoy.

Usted apostó con Junqueras que sería el próximo presidente de la Generalitat. ¿Lo mantiene?

Sí, porque es dialogante, escucha, habla, no agrede. Tiene grupos de trabajo con gente de diferentes ideas. Con los que piensan como tú es muy fácil entenderse. Él es católico y yo atea, pero entré con él a una misa. Me gustaría que fuera el próximo president, yo lo votaría. ¡Por mi madre que lo votava! Él sería capaz de gobernar para todos. Independentistas hay dos millones y medio.

¿Qué solución ve desde Gines?

Lo primero es cambiar Rajoy y que los que vengan construyan puentes. Ahora que Barcelona ha perdido la Agencia del Medicamento aquí hay quien han dicho "que se jodan". ¿Pero qué están diciendo? Si eso perjudica a Catalunña y a España.

¿Y su presidenta, la Sra. Susana Díaz? Ella está en contra del derecho a decidir de los catalanes.

En eso le patina la cabeza, y mira que es una buena presidenta de Andalucía, luchadora y lista. Pero no la entiendo en eso: ¿qué miedo tiene a que los catalanes decidan?

En Salvados conocimos a su familia y no todos eran tan abiertos. ¿Alguno ha cambiado de opinión?

Somos muy diferentes pero a todos nos ha parecido mal la prisión de Oriol. No estaban de acuerdo con el referéndum. Y entre mis vecinos hubo un par que le pararon diciéndole "No estoy de acuerdo contigo pero que Dios te dé suerte". La solución es que nos conozcamos al margen de los políticos.

¿Y cuándo algunos ciudadanos gritaban "A por ellos" animando a policías que venían a Cataluña?

Cuatro chalados. Pero es que los chaladdos de aquí gritan más, los ultras no son tantos en mi tierra, pero dan miedo. Y enviar a la policía en un barco de Piolín... parece un mal chiste. Les han humillado.

¿Cómo definiría a Junqueras?

Correoso. Es difícil de manipular, es sereno, muy suyo, para un periodista tiene que ser muy difícil hacerle una entrevista. Nos enviamos fotos del huerto de cada uno y le hice para su hija un traje de gitana verdiblanco, los colores de mi tierra.

¿Cómo cree que se siente encerrado en prisión?

Muy mal, aunque digan que está bien. Suerte que tiene una vida interior muy intensa. Es muy culto.

¿Y si ahora después del 21-D todo sigue igual?

No será igual. Cataluña entera no es independiente, tendrán que negociar. Y cambiemos la Constitución de una puñetera vez. Somos pueblos diferentes y hace falta presumir de ello e ir a un Estado federal. Hay que aceptar lo diferente, que no nos pinten iguales. Resaltemos las diferencias económicas y culturales. Y hace falta viajar más, conocernos más y querernos más.

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat