El senador electo y amigo inseparable de Carles Puigdemont, Josep Maria 'Jami' Matamala, aterrizó el martes por la mañana en el aeropuerto Girona-Costa Brava procedente de Bruselas. Hacía dieciocho meses que no pisaba Catalunya, desde que acompañó al expresidente a Bélgica después de que el Parlament declarara la independencia.

Neus Matamala es la hija de Jami Matamala. Después de tanto tiempo con una situación familiar que no es deseable para nadie vuelve a tener a su padre cerca. Pero solo tres días después de poder abrazarlo, se le ha revuelto el estómago con lo que ha leído este viernes en el Diari de Girona. Un artículo del periodista Albert Soler cargado de odio y con unas palabras que tenían toda la intención de ir a hacer daño. El título ya lo dice todo: "Un tendero vuelve de vacaciones". Dentro del texto, frases como "Matamala ha estado un año y medio viviendo en Waterloo porque le ha dado la gana, y ha vuelto cuando le ha pasado por el haba, ya que nadie le reclamaba." El tono sangrante no tiene traba: "Habría vuelto un mes antes o un año antes, y los guardias civiles del aeropuerto le habrían hecho el mismo caso: ninguno, a menos que hubiera hecho escala en Amsterdam para proveerse de mercancía".

Jami Matamala acto Girona juntos por catalunya (buena calidad) - Carles Palacio

Carles Palacio

El periodista enciende el ventilador de la basura para repartir hacia Matamala y hacia los que le fueron a recibir, como la consellera Laura Borràs: "Parecía la entrada de Jesús en Jerusalén, hosanna, no le faltaba a Matamala más que entrar en Girona a lomos de un burro. Y no será que faltaran. Incluso Laura Borràs, la consellera más grande que ha tenido nunca Catalunya, por desgracia solo en el sentido físico, fue a abrazar al pobre Matamala, que pensó que le caía encima una figura del monte Rushmore". Repugnante.

Jami Matamala Marta Madrenas acto Girona juntos por catalunya (buena calidad) - Carles Palacio

Carles Palacio

Especialmente abyectas son las palabras que dedica a la familia del empresario: "Matamala pasará a la historia por ser de los pocos hombres que fue por tabaco y han vuelto, es normal que sus seres queridos desborden emoción, la estadística no jugaba a favor del reencuentro. Es cierto que a veces las lágrimas familiares son de decepción, uno se ha deshecho de todos los recuerdos del fugado, la silla del cabeza de familia, unos cuantos discos, ropa vieja que solo molestaba, el Grecian 2000, la toalla de playa, tres biografías de Puigdemont que ya nadie leería y un tarro de laxante". Después de leer eso, ha sido la misma hija de Matamala quien le ha respondido.

nieves matamala

@neusmatamala

Una Neus Matamala que habrá sufrido como nadie y que cuando hacía un año que su padre no estaba con ella, escribió un sentido mensaje en Instagram: "Y justo hoy hace un año que te marchaste al exilio. Recuerdo aquel día como uno de los peores de mi vida. El miedo, que pasamos, la tensión de saber que la policía española te buscaba por apoyar a un amigo... el llanto infinito de verte marcharte sin saber si podrías volver a casa, con nosotros... Pero a pesar de todo, también recuerdo la piña de toda la familia para protegerte y eso, no tiene precio. ¡Nos tuviste a todos contigo, porque siempre, estés donde estés, estaremos contigo! Te quiero, padre, y saldremos adelante!". Lo que ha escrito ahora la autora del texto, es mucho más duro y contundente:

No hay que añadir nada más.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat