Calles y plazas vacías por el confinamiento. Como el resto del país, la mayoría de los 30.000 habitantes de Sitges ya hace dos semanas que están encerrados en casa. Aunque hay un vecino de este municipio de la costa de Barcelona que todavía puede salir para ir al trabajo: el periodista Jaume Freixes, presentador del 3/24. En el exterior, el panorama que describe es amargo. "He visto el pulso de la calle después de muchos días. Me ha costado aguantar el llanto. Todo cerrado, desolación y tristeza general en un pueblo donde la alegría y la luz siempre han sido protagonistas," ha escrito conmovido en su cuenta de Twitter.

Jaume Freixes twitter

@JaumeFreixes

Para un pueblo acostumbrado a recibir acontecimientos importantes, como el rally de Sitges, que ha sido cancelado, y los festivales de Cine Fantástico o el de Patchwork, que también acaba de ser anulado, y a engalanarse para el Carnaval y para el Corpus, el contraste con las calles desiertas es impactante. Freixes lo describe como una situación "muy dura" porque el municipio "vive todo el año en la calle, pendiente de los que nos visitan, de la fiesta y de la música".

Una gran pena pero con el convencimiento de que Sitges y toda Catalunya superarán próximamente la crisis del coronavirus. "Volveremos a hacer brillar nuestros acontecimientos internacionales de referencia. Cuando todo pase, volveremos a llenar playas, bares, tiendas, hoteles y restaurantes. ¡Saldremos adelante!". Que sea pronto.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat