Ana Rosa Quintana lo tiene difícil. La han pillado con otra mentira: hacer pasar a una afiliada empleada del PP por peatona anónima hallada por casualidad en las calles de Barcelona. En Blau destacó que el testimonio de Paula Añó era falso: ni es catalana ni vive en el Paseo de Gracia (valenciana y de otro barrio de la ciudad). Ni es neutra: vivía a sueldo del PP en el Ayuntamiento de Barcelona. La mentira es ocultar todo eso para convertirla en la Juana de Arco de los catalanes indignados. Así lo hizo Ana Rosa y su tetuliana ultra Isabel San Sebastián:

ana rocía señora peppera t5

cayetana paula añó TVE

Telecinco / TVE

Paula Añó Santiago ha resultado ser íntima de Cayetana Álvarez de Toledo y la cúpula del PP. El clamor Ana Rosa mentirosa le ha explotado en la cara durante la emisión de su programa. En conexión con una mani pacífica en Barcelona los peatones le gritaban en castellano, que rima mejor, "Ana Rosa mentirosa". Este es el vídeo:

Una de las manifestantes se acerca a cámara para gritarle a Ana Rosa más cerca de la cara y Quintana la desprecia con superioridad: "Una chica que se quiere hacer famosa, déjala Miquel (Valls). Que la vean en su casa. Que se asome que nosotros sí que respetamos la libertad de expresión de todas las personas". Esta es la cara de AR altiva, cuando oye que la calle la llama mentirosa:

ana rocía mnetnborsa T5

Telecinco

La red es como la calle, ya no traga con más ruedas de molino:

Antes, Ana Rosa ha justificado a la falsa anónima Paula Añó: "Era una vecina, nos la encontramos el viernes. La han visto millones (otra fake, el programa tiene 748 mil espectadores en toda España). Tengo que agradecer a Paula que hablara. Lo han intentado desvirtuar porque conoce a personas del PP y trabajó para el PP. Yo no estaba allí pero mi compañero Miquel Valls me dice que se la encontró dejando a los niños y que le pidió que las apoyáramos. Que se sentían abandonados y solos. Fue así de improvisado". Ana Rosa "no sabía nada" que la testigo anónima era falsa y carga toda la porquería a su reportero, Miquel Valls. Ana Rosa dice que la culpa es de otros: "Yo no estaba allí".