Aitana Ocaña enamoró a medio mundo cuando decidió apuntarse a Operación triunfo. Su paso por la academia se resolvió con un exitoso segundo lugar, sólo por detrás de Amaya. Y a partir de aquel momento, la catalana emprendió el vuelo y ya no hay quien la pare.

A sus 21 años ha hecho añicos las cifras de ventas y escuchas con sus Lo malo, Teléfono o Vas a quedarte. Discos de platino, colaboraciones estelares con artistas como Katy Perry, Tiësto o Sebastián Yatra, elogios por su último trabajo 11 razones... Aitana no se detiene. Es su momento y demuestra que está hecha para los escenarios. Pero lo que ahora están viendo los fans es sólo la constatación de una cosa que ya hace tiempo que se veía venir. Porque la de Sant Climent de Llobregat lo lleva en la sangre. Ya cuándo era pequeña demostraba que ella era una artista de cabo a rabo, todo y que entonces, más que cantante, había indicios que lo que a ella le tiraba era la interpretación.

aitana niña

Aitana (@aitanax)

Un vídeo colgado por ella misma en las redes, con unos cuernos de diablo, y pregonando la llegada de una "pósssima que vuelve zombies a las personas.... ¡¡¡Sólo yo tengo la cura!!!", pregona una jovencísima Aitana con los brazos abiertos después de muchos intentos, rodeada de lavadoras. Un vídeo que ha provocado una reacción unánime entre sus fans: está para comérsela:

"Dios mío", "No puedo parar de reírme", "Una posssima, qué brujita, para comerte", "Qué monada", "Divina", "¿Puede ser el diablo menos temible de la historia? Jajajaja", han sido algunos de los comentarios... La próxima Navidad, ya tardan en invitarla a alguna representación de Els Pastorets a hacer de demonio.

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat